Seleccionar página
OBRAS

Waldweben

 

 

 

 

SigfriDO, Act. II

“Sigfrido llega al bosque, a la cueva en la que se encuentra el dragón Fáfner, con la intención de derrotar a la legendaria bestia. Mientras espera la aparición de éste, se acomoda confortablemente bajo un tilo” y rápidamente “se abandona en una silenciosa ensoñación…

se reclina y observa las ramas de los árboles, encantado por los murmullos del bosque…”

Sigfrido, Richard Wagner, 1857

 

En la épica de Wagner, los bosques del Anillo del Nibelungo se encuentran habitados por enanos, gigantes, fuerzas oscuras… y sobre todo, se encuentra el destino de Sigfrido. El bosque le revela su misión con sus voces y tiene un efecto de “amanecer” en el héroe.

Según Carl Jung el bosque, el mar y el espacio del laberinto se consideran símbolos del inconsciente, o mejor dicho, representan el “miedo al inconsciente”. El viaje al bosque nos conduce al conocimiento y la armonía con nosotros mismos.

Waldweben (murmullos del bosque) propone una reflexión sobre lo bello (la naturaleza) y lo sublime (la posibilidad de redención personal) a través de la mirada del héroe (Sigfrido).

Waldweben es también un paseo por el bosque…

“El lugar en el que estamos cuando nos perdemos, el lugar al que acudimos para encontrarnos”.

Jean Shinoda

 

La belleza repara.